La bicicleta: un transporte saludable

Empieza a mejorar el clima y las ganas de disfrutarlo al aire libre pueden ser el mejor impulso para dejar el sedentarismo. Nada mejor que gozar del buen tiempo a bordo de una bicicleta. Está clínicamente comprobado que es una de las actividades más completas y universales para prevenir dolores de espalda, proteger articulaciones y mejorar el sistema circulatorio e inmunológico.

Algunos de los beneficios de andar en bicicleta son:

  • Incrementa el gasto calórico, logrando combatir los problemas de sobrepeso y obesidad
  • Fortalece la zona lumbar y los abdominales, previniendo la aparición de hernias.
  • Es un medio de transporte ecológico ya que no congestiona ni contamina la ciudad; ocupa sólo una pequeña proporción del espacio urbano y no genera ruido.
  • Es un excelente ejercicio cardiovascular, con lo que disminuye los riesgos de sufrir un infarto (en un 50%) y reduce los factores de riesgo de la hipertensión arterial (que afecta al 27% de la población)  y diabetes (que afectan a un 10% de la población).
  • Reduces el colesterol malo LDL, importante si se considera que casi el 40% de la población chilena tiene el colesterol total elevado.
  • El cerebro se oxigena más y te permite pensar con más facilidad, mejorando el rendimiento laboral y escolar.
  • Con el ejercicio liberas endorfinas que ayudan a combatir el mal humor y aliviar la depresión, mejorando la calidad de vida de las personas y convirtiendo la ciudad en un espacio más amable.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *