¿Un cafecito?

El atractivo del café está ligado a su aroma, sabor y al placer de degustar una “taza de café” consumida en solitario o con compañía, y también al concepto generalizado de que el café es un “estimulante” y “energizante”. Habitualmente se asocia un mayor consumo de café al tabaquismo, y a las actividades laborales y profesionales que demandan un mayor estrés. Hábitos que repercuten negativamente en nuestra salud.

 ¿Qué contiene el café que lo hace tan atractivo de consumir? ¿Es beneficioso su consumo?

El café, preparado ya sea por ebullición y posterior decantación (café turco griego) o por filtración (cafetera eléctrica), o a presión (expresso) contiene una serie de sustancias que interactúan con nuestro organismo. La más importante es la cafeína, pero también están los antioxidantes (cafestol, kahweol y ácido clorogénico), y una serie de micronutrientes.

Son numerosos los efectos en la salud atribuidos al consumo de café y particularmente a la cafeína, efectos tanto benéficos como dañinos, situación que tiende a confundir, principalmente debido a la abundante información disponible.

Los efectos se pueden observar en diferentes estados de salud, principalmente a nivel cardiovascular, en diabetes tipo 2, intolerancia a la glucosa, sensibilidad a la insulina, en la cirrosis hepática, el cáncer hepático y embarazos.

Como mencionamos anteriormente, pueden existir efectos positivos o negativos, todo dependerá de la calidad del café y la cantidad ingerida durante un día. Se ha demostrado que el consumo excesivo de café o de cafeína contribuye a empeorar nuestro estado de salud, sobretodo complica los casos de hipertensión arterial aumentando las posibilidades de sufrir un infarto al corazón debido a su efecto estimulante. Pero lo interesante está en que sepamos cómo y cuándo nos beneficia su consumo.

Debemos saber que una taza de café de aproximadamente 150cc aporta entre 90 y 200 mg de cafeína, esta se absorbe casi totalmente en el estómago y en el intestino delgado, distribuyéndose a casi todos los tejidos. Cuando sobrepasamos los 300 mg de cafeína los efectos positivos de esta sustancia como la acción de los antioxidantes y reducción de la inflamación celular se ven mermados, ya que a valores mayores de cafeína los efectos se vuelven dañinos.

Entonces la cuestión es, que cuando consumamos café, éste sea de buena calidad para que seamos beneficiados con los efectos positivos de él y que su consumo no supere las 3 tazas al día y de preferencia no lo consumamos en exceso cuando somos asiduos a fumar, a beber alcohol, si tenemos sobrepeso, no hacemos ejercicio o llevamos una dieta desbalanceada, ya que agravaría nuestra condición de salud!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *