Suplementos deportivos…¿necesarios?

Hace algunos años ya, se han introducido en nuestro país numerosos productos enfocados a mejorar el rendimiento deportivo tanto para atletas profesionales como para los aficionados.

Los mas famosos y mas utilizados son los suplementos en base a aminoácidos escenciales como la glutamina o la L-arginina, también los que tienen efecto ergogénico (aumentan la potencia muscular) como la L-carnitina, la creatinina y la cafeína.

Pero el consumo de estos productos ¿es realmente necesario para los deportistas? e ¿influyen positivamente en mejorar la fuerza, la potencia muscular y el rendimiento deportivo?

En relación a la suplementación de aminoacidos escenciales, la evidencia médica muestra que una dieta equilibrada, adecuada a los requerimientos energéticos individuales y que esté ordenada de acuerdo con los tiempos de competencia y entrenamiento, es suficiente para cumplir con los requerimientos proteícos de las personas que realizan actividad física regular. Sin embargo, en casos especiales como son por ejemplo la imposibilidad de tener acceso a una alimentación adecuada o en situaciones médicas o ambientales específicas, pueden ser una opción valida para complementar la dieta habitual.

Diversos estudios enfocados a evaluar el efecto de la glutamina, L-carnitina y L-arginina sobre la fuerza muscular o el aumento de la masa muscular exponen que el uso de estos suplementos no mejoran el rendimiento deportivo. En cambio, de los otros componentes mencionados, la creatina es uno de los pocos suplementos que cuentan con evidencia solida que demuestra un efecto positivo en el rendimiento  deportivo, mejorando la fuerza, la potencia y acortando los periódos de recuperación en deportistas. Y En cuanto a la cafeína, se ha demostrado también, que su consumo disminuye la sensación de fatiga y mejora el reclutamiento de fibras musculares en estos individuos.

Sin embargo, es importante tener conocimiento acerca de los nuevos protocolos de administración de éstos suplementos para evitar así efectos secundarios, y nos provoquen mas daños que beneficios.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *