Llegó el Otoño y con él las Granadas…

La granada es la fruta del granado, árbol originario de Mesopotamia, considerada por muchos como la fruta de la fertilidad.

Los árabes fueron quienes las difundieron por todo el Mediterráneo como bebida refrescante. Son ricas en taninos al igual que el vino tinto, de ahí el amargor de su piel, que también se utiliza como infusión para luchar contra enfermedades de garganta, cólicos y diarreas. Desde la antigüedad, la corteza y membranas, eran usadas para combatir las lombrices intestinales.

Es una fruta de muy bajo valor calórico debido a su escaso contenido de hidratos de carbono,  contiene unas 65 cal./100 gr., es rica en vitaminas E, C, B1, B2, B3, B9, fósforo, cobre, hierro, cinc, calcio y muy rica en manganeso y potasio. Sus componentes mayoritarios son el agua y el potasio. Este mineral es necesario para la actividad muscular normal, e interviene en el equilibrio del agua dentro y fuera de la célula. Otros componentes destacables son el ácido cítrico (de acción desinfectante, alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C), ácido málico, flavonoides (pigmentos de acción antioxidante) y los taninos. Estos últimos son sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Algunas de las acciones de los taninos son secar y desinflamar la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que resultan eficaces en el tratamiento de la diarrea. Los taninos se reconocen rápidamente por la sensación áspera que producen al paladar.

Es una fruta que entre sus beneficios tiene la capacidad de mejorar las funciones de los riñones, y es ideal sobre todo en dietas en las que las personas desean perder peso, por su gran contenido de agua, poco contenido calórico, y además porque contiene cantidades significativas de magnesio, calcio, vitamina C y del complejo B. Como ya hemos mencionado, estas vitaminas, son esenciales para prevenir el agrietamiento y posible envejecimiento de la piel, sequedad en las mucosas y decaimiento.

Otras de las propiedades que tiene la granada, es aliviar el asma, la fiebre, las enfermedades cardiovasculares. Evita también la retención de líquidos y la flatulencia. Ayuda a combatir la hipertensión, la anemia ferropénica, los parásitos intestinales, la arteriosclerosis, el exceso de ácido úrico, la acidez estomacal y el reflujo gastroesofágico.

La granada es una fruta completa que puede ser consumida como postre después de las comidas, como parte de las colaciones de media mañana o media tarde, en ensaladas o jugos. Es dulce y sabrosa.

Por todo esto, no olvides incluirla en tu alimentación!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *