Muchas veces nos pasa que tenemos mucho deseo de comer algo dulce.  Eso pasa porque tu nivel de azúcar en la sangre puede estar más bajo que lo usual, y eso hace que tu cuerpo necesite la rápida elevación de energía que da lo azucarado. O quizás tu deseo tiene una causa emocional u ansías el delicioso sabor de un postre. Controla el impulso comiendo regularmente alimentos ricos en proteínas y carbohidratos complejos (pan, pastas, avena, habas, papas) para mantener estable tu nivel de azúcar.  Evita los carbohidratos simples como pasteles, galletas, pan dulce, postres, caramelos y azúcar refinada.