¿Cómo enfrentarse al estrés?

A diferencia de lo que la mayoría de la gente cree, el estrés es un conjunto de respuestas naturales del organismo que buscan la adaptación de la persona a las condiciones de su entorno y a diferentes situaciones que requieren poner en práctica nuevas estrategias para sobrellevarlas, de esta manera el estrés es indispensable para poder sobrevivir, e incluso, puede ser el responsable de salvarnos la vida ante por ejemplo, un sismo de gran intensidad, o de un auto que no advertimos al cruzar la calle: en estas situaciones el organismo se estresa rápidamente, desplegando una serie de respuestas que permitirán que la persona busque automáticamente un lugar seguro para afrontar el sismo, o evitar el auto corriendo o retrocediendo mientras se cruza la calle.

ENTONCES ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA SOBREVIVIR AL ESTRÉS NEGATIVO? Stressed businessman

Sin embargo, y aunque nos sintamos muy abrumados debido a las consecuencias que provoca el estrés negativo, existen muchas  medidas que podemos tomar para hacerle frente y volver a un estado funcional en el que prime la calma y la motivación por hacer lo que nos gusta.

El estrés nos paraliza y nos deja sin saber como afrontarlo, es por eso que te presento aquí una breve guía de 6 pasos para combatir el estrés, tómate un tiempo y síguelos meticulosamente, y si lo que te estresa es no tener tiempo ¡Hazlo de todos modos! Te aseguro que al terminar te sentirás más tranquil@, empoderad@ y realizarás tus quehaceres con mucha más productividad:

1.- Identifica qué es lo que te está estresando

Muchas veces sabemos que estamos estresados pero no sabemos por qué. El primer paso para enfrentar el estrés y volver a un estado saludable es saber qué nos estresa: ¿Un proyecto no nos está funcionando? ¿Tu jefe te habla en un tono desagradable? ¿Tu hijo tiene problemas en el colegio?. Define cuales son los problemas con claridad, parte preguntándote ¿Qué situaciones me generan tensión? Estas situaciones pueden ser personales, o encontrarse en tu entorno, ya sea en tu familia, amigos, el trabajo o cualquier otro contexto en el que te muevas. Para ayudarte puedes hacer un listado en papel, o puedes simplemente listarlo en tu cabeza, lo importante es que des el primer paso.

2.- ¡Sé específico!

Respondida la pregunta, busca ser específico, por cada estresor que hayas encontrado en el paso uno, respóndete ¿Qué es específicamente lo que me desagrada de esta situación? Si el problema es con tu pareja, pregúntate específicamente qué es lo que te genera estrés de él/ella, puede ser la actitud que toma cuando le pides que te ayude a mantener el orden de la casa, o incluso el tono de voz con que le habla a tu madre ¡Sé lo más específico posible! Un gran error que se suele cometer en este punto, es que atribuimos el estrés a una situación muy general como nuestro trabajo, nuestro hijo o nuestra vecina, siendo que en realidad, gran parte de las veces, el estrés es gatillado por situaciones específicas que tienen relación con ellos; es decir, se puede tratar de los informes que tengo pendientes en el trabajo; de que mi hijo no haga las tareas del colegio; o de que la vecina ponga la música muy fuerte hasta altas horas de la noche.

3.- Distinguir entre situaciones temporales y situaciones sostenidas en el tiempo.

Una vez identificadas las situaciones que producen estrés, distingue la frecuencia con que se presentan ¿Son situaciones temporales o sostenidas en el tiempo? Hay situaciones que generan estrés que se presentan solo de manera temporal, por ejemplo, un examen en la universidad, y otras que se vuelven crónicas, cómo la costumbre de dejar los trabajos universitarios para última hora.

4.- ¿Cual es mi responsabilidad en esta situación? ¿Qué responsabilidad tienen los otros?

Somos seres sociales, no vivimos solos en el mundo, por lo cual gran parte de las veces las situaciones de estrés tienen diversas maneras de observarse, si bien eres tú quien tiene que proponerse cambiarlas, muchas veces no dependerá solo de ti, sino de otras personas. Evalúa qué responsabilidad en de la situación recae en tí, qué responsabilidad recae en otros, y que responsabilidad simplemente escapa de tus manos.

5.- ¿Cómo reacciono a las situaciones estresantes? ¿Qué soluciones he intentado? 

Ya identificado el problema y distribuidas las diferentes responsabilidades, es importante considerar qué intentos por solucionar el problema hemos puesto en marcha y cómo lo hemos hecho. Es importante considerar ambos puntos ya que muchas veces sucede que si bien hemos puesto en marcha buenas estrategias para solucionar las situaciones que nos provocan estrés, fallamos ya que no lo hacemos de la manera adecuada. Por ejemplo, tu compañero de trabajo habla de ti a tus espaldas, para solucionar el problema hablas con él, pero lo haces gritándole. Es muy probable que a pesar de dicho intento para solucionar el problema, finalmente no hagas más que agravarlo o generes aún más problemas, y no por que haya sido una mala idea, sino por la manera en que pusiste en práctica dicha solución.

6.- ¡Genera nuevas soluciones!

Como dijo Einstein “Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”. Ya que las soluciones que intentaste anteriormente no funcionaron -ya que de lo contrario hubiese dejado de ser una situación estresante-, busca soluciones alternativas, o cambia la manera en que las pones en práctica. Ve punto por punto y genera un plan de acción, considerando qué puedes hacer tú, y que pueden hacer los otros por ti, busca varias posibles soluciones, sin importar lo locas y disparatadas que éstas parezcan, y elige la que consideres más adecuada. Y recuerda que no sólo basta con generar una solución, sino de ponerla en práctica de manera adecuada, si la solución es hablar con alguien, hazlo con calma y con actitud propositiva. Si te enfrentas a la situación estresante, antes de reaccionar respira profundo, relájate, y pon en práctica una nueva solución. Y si no funciona ¡Síguelo intentando! Lo más agotador del estrés es darse por vencido. Siempre hay solución, sólo tienes que dar en el clavo!

Esta es una guía básica y rápida para enfrentar el estrés negativo y reducir los síntomas que éste provoca, no obstante no pretende sustituir la ayuda profesional, todos necesitamos ayuda externa de vez en cuando, si los problemas persisten consulte a un especialista de la salud.

Fuente original: http://korupsicologia.wordpress.com/2014/10/08/como-enfrentarse-al-estres-guia-paso-a-paso/

 

Hernán Fernández M.
Psicólogo
Tel: (32) 3184157 – (569) 66344076
Dir: 8 Norte 310, Galería Torres del
Sol, Local 5, Viña del Mar, Chile.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *