¿No logras seguir bajando de peso?

¿Estás siguiendo un plan de alimentación para bajar de peso y ahora te has estancado y dejaste de perder peso con la misma velocidad que cuando iniciaste, o tal vez estás haciendo una rutina de ejercicios que te dio buenos resultados las primeras semanas y sin ninguna razón aparente dejaste de perder peso?

Debemos tener en cuenta, que cuando estamos siguiendo un plan de alimentación para perder peso, es común que la pérdida rápida de peso que sucede las primeras semanas, comience a hacerse más lenta o nos estanquemos y dejemos de perder peso. El origen de este suceso puede deberse a diferentes causas.

La primera, ocurre cuando reducimos la cantidad de calorías que consumimos a través de los alimentos, esto hace que la energía que nuestro cuerpo necesita  para realizar las actividades diarias, la obtenga de nuestras reservas, que están en forma de glucógeno formando parte de nuestros músculos, cuando utilizamos glucógeno como energía se libera también agua. Lo que significa que el peso inicial que perdemos es principalmente agua.

Segundo, el metabolismo, proceso por el cual nuestro cuerpo convierte la comida en energía, disminuye su velocidad conforme perdemos peso. Es decir, aún haciendo las mismas actividades que antes, tu cuerpo requiere de menos calorías que cuando tenías más peso.

En este nuevo equilibrio las calorías que se consumen son iguales a las calorías que se gastan; por lo que si quieres continuar con la pérdida de peso se debe incrementar la actividad física o disminuir las calorías consumidas. Es importante aclarar que no se recomienda consumir menos de 1200 Calorías al día, sin consumir de forma paralela suplementos vitamínicos.

Siguiendo con el mismo plan de alimentación es probable que puedas mantener tu nuevo peso, pero no seguirás perdiendo peso.

Por otra parte, es necesario que consideres que si estás estancado en ese nuevo peso, quizás sea porque has llegado ya a un peso saludable para ti, y que no es necesario seguir perdiendo peso; si a pesar de esa consideración sigues deseando perder más peso, será necesario que acudas de nuevo con el nutricionista para que realice ajustes a tu plan de alimentación.

Existen 3 actividades importantes que debes considerar en tu rutina que te pueden ayudar a seguir con la pérdida de peso:

  1. Revisar tus hábitos de alimentación, ya que es probable que sin pensarlo estés consumiendo porciones un poco más grandes.
  2. Ejercicio, incrementa tu actividad física, entre 15 a 30 minutos, si es posible, aumenta también la intensidad del ejercicio o cambia el tipo de ejercicio que realizas. Una rutina que combine el ejercicio aeróbico con el de resistencia te ayudará a desarrollar tus músculos, y a incrementar tu masa muscular, lo que te ayudará a quemar más calorías.
  3. Mantente activo durante el día, trata de caminar más, estaciona tu automóvil más lejos o úsalo menos, no uses el ascensor y prefiere las escaleras.

Lo más importante es que por ninguna razón, dejes tu nuevo estilo de vida y alimentación y regreses a aquellos hábitos que te hicieron subir de peso. El sobrepeso y la obesidad pueden predisponerte para el padecimiento de muchas enfermedades crónico degenerativas que merman tu calidad de vida.

     ¡No pierdas la motivación y no te desanimes, pero sobre todo, no decidas abandonar tus nuevos hábitos de alimentación y actividad física!!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *